Factores de riesgo: condiciones climatológicas adversas.

diciembre 28th, 2011 | , , , , ,

Una vez ha pasado el verano, debemos tener especial cuidado al volante, ya que nos encontraremos con toda probabilidad con una serie de situaciones adversas que debemos prevenir con antelación para evitar sorpresas desagradables.

A continuación se resumen las principales medidas preventivas a tomar cuando debemos conducir bajo condiciones climatológicas adversas.
LLUVIA
Acciones en el neumático:
• Equilibrado y paralelo siempre a punto.
• Presión correcta y el dibujo con profundidad para evacuar el agua.
• Cuidado con las primeras gotas que mezcladas con el polvo y grasa de la calzada hacen un firme deslizante.

Visibilidad:
• Poner luz de corto alcance.
• Usar limpiaparabrisas y mantener las escobillas en buen estado.
• Eliminar el vaho interior con la ventilación hacia el parabrisas.

Conducción:
• Frenar con suavidad y a pedaladas cortas para no bloquear la dirección y secar de humedad las pastillas.   
• Aumentar la distancia de seguridad habitual,  por lo menos, el doble.
• Reducir la velocidad aproximadamente un 20%.
• Comprobar la eficacia de los frenos con frecuencia.

Aquaplaning:

• Moderar la velocidad y no acelerar ni frenar con lluvia intensa o al atravesar charcos.   

NIEVE
Neumáticos:
• Encender la luz de corto alcance y las de niebla.  
• Poner a funcionar los limpiaparabrisas.
Visibilidad:
• Encender la luz de corto alcance y las de niebla.
• Poner anticongelante en el depósito del limpiaparabrisas.
• Eliminar el vaho del interior con la ventilación hacia el parabrisas.

Conducción:
• No utilizar los frenos con brusquedad para evitar deslizamientos
• Comprobar la eficacia de los frenos con frecuencia.
• Aumentar la distancia de seguridad.
• Reduzca la velocidad a 60Km/hora.

NIEBLA
Neumático:
• Mantenerlos en buen estado.
• Con la presión correcto y el dibujo adecuado.
• Aumentar la distancia de frenado.

Visibilidad:
• La prioridad es ver y ser visto.
• Encender la luz de corto alcance y las de niebla (nunca las largas porque rebotan en la niebla y deslumbran).   
• Eliminar el vaho interior con la ventilación hacia el parabrisas.
• Prestar atención a las marcas viales que nos servirán de guía.
Conducción:
• Frenar con suavidad.
• Comprobar la eficacia de los frenos con frecuencia.
• Aumentar la distancia de seguridad para evitar accidentes en cadena.
• Evitar los adelantamientos.

VIENTO
Conducción:
• Reducción de la velocidad y sujeción firme del volante.
• Movimientos suaves, mantener la aceleración del motor ayuda a conservar la misma trayectoria.
• Cuidado al adelantar, al salir de túneles y de zonas protegidas.
• Fijarse en la dirección del viento a través de los árboles o arbustos de la calzada.

HIELO
Neumáticos:
• Utilizar neumáticos especiales, cadenas o clavos.
Visibilidad:
• Encender la luz de corto alcance y las de niebla.
• Poner a funcionar los limpiaparabrisas.
• Poner anticongelantes en el depósito del limpiaparabrisas.
• Eliminar el vaho interior con la ventilación hacia el parabrisas.
Conducción:
• Frenar suave, el nivel de adherencia del pavimento puede ser nulo.
• Comprobar la eficacia de los frenos con frecuencia.
• Aumentar la distancia de seguridad hasta 10 veces la normal.
• Reducir la velocidad especialmente en puentes, umbrías o proximidad de arroyos.

Fuente: DGT

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Leave a Reply